Value Investing – Pablo J. Vázquez

¿Qué es el Value Investing? (Parte I)

¿Qué es el Value Investing? (Parte I)
febrero 23
15:41 2015

Mis dos artículos previos –Mr. Market: ¿The Special One? y Gestión Activa vs. Gestión Pasiva– me permiten sentar las bases sobre qué es lo entiendo yo por Value Investing y por qué creo que esta herramienta de análisis puede resultarnos muy útil a la hora de enfrentarnos al mercado.

En el primero de los dos artículos citados hablaba de posibles causas de ineficiencia. Pues bien, la aplicación de lo que para mí son los dos pilares básicos del Value Investing nos permitirá, precisamente, adelantarnos al mercado y sacar provecho de esas ineficiencias. ¿Qué cuáles son esos tres pilares? Contabilidad, convicción y disciplina. Repasemos los posibles motivos de ineficiencia ya expuestos y cómo abordarlos bajo esos tres pilares.

 

Información de baja calidad

Los casos de Zinkia (Pocoyo), Gowex, Pescanova, Worldcom o Enron, entre otros, han supuesto importantes quebrantos en el patrimonio de muchos inversores. Y lo destacable aquí es que, en los cinco casos mencionados, habían saltado previamente ciertas alertas de tipo contable.

Y no estoy diciendo que siempre que se den esas alertas uno vaya a saber con seguridad qué futuro le espera a la empresa, pero sí que nos permitirán curarnos en salud y evitar posibles sustos. En palabras del propio Benjamin Graham, estaríamos actuando como “inversores defensivos”.

Por lo tanto, en estos casos donde la ineficiencia proviene de señales que distorsionan la realidad, la capacidad analítica es la herramienta clave para combatir esa ineficiencia y sacar provecho de ella (aquí podríamos hablar de no tomar posiciones o incluso ponerse corto).

 

Información escasa

Hay algo evidente, y es que, para considerar si un determinado volumen de información es escaso o no, primero hay que saber primero qué información es la que necesitamos. Desde la óptica del Value Investing lo tenemos claro: la información financiera. Y cuando hablo de información financiera hablo, por ejemplo, de Estados Financieros, Memoria, Informe de Gestión, Informe de Auditoría, Carta del Presidente o Informe de Gobierno Corporativo.

Si la información contenida en estos documentos es insuficiente para determinar la situación económica-financiera de la empresa –por ejemplo, no se explican con detalle las inversiones acometidas o no queda claro el origen de las ventas– ya sabrá lo tiene que hacer: huir. Volvemos al inversor defensivo de Graham..

 

Reducido número de inversores y poco cualificados

Tiro del sabio refranero popular: “A río revuelto, ganancia de pescadores”. Si hay pocos inversores, y usted es el más cualificado de ellos, ya sabe quién tiene más boletos para llevarse la apuesta..

Es, sin duda, en los mercados menos frecuentados donde la recompensa que se deriva de un análisis riguroso puede ser mayor. Pensemos en el Mercado Alternativo Bursátil, el famoso MAB. Dadas sus características –empresas de reciente creación que buscan financiación para consolidar sus ambiciosos proyectos–, son pocos los inversores que se sientan a la mesa a degustar el nuevo menú ante el riesgo de indigestión. Siéntase usted provisto de un buen arsenal de herramientas análiticas y verá como esa incertidumbre comienza a desvanecerse, y podrá disfrutar de un buen manjar.

Ahora, en cambio, no puedo estar más en contra del famoso refrán que dice: “Más vale malo conocido que bueno por conocer”. Al menos, cuando hablamos de mercados, claro..

 

Inversores eufóricos o deprimidos

”El mercado es como un péndulo que siempre oscila entre el optimismo insostenible y el pesimismo injustificado. El inversor inteligente es una persona realista, que vende a optimistas y compra a pesimistas.”

Benjamin Graham

No he leído una frase que describa de forma más acertada los atributos necesarios para batir al mercado: la convicción que nace de un análisis riguroso ajustado a la realidad, y una disciplina férrea que nos mantenga alejados del movimiento pendular del mercado. Porque ése el fundamento psicológico del Value Investing: evalúa un negocio objetivamente, toma una decisión, sé fuerte en tus convicciones y huye del “sentimiento”; o mejor dicho, aprovéchate de él. Todo un tratado de psicología financiera en apenas unos cuantos caracteres.

El manejo de la contabilidad y un correcto análisis económico-financiero te acercará al valor; y la convicción, unido a la disciplina necesaria para ser fiel a tus convicciones, al momento ideal para comprar o vender.

Y recuerda: hechos, sólo hechos..

 

Muy bien, pero esto del Value Investing, ¿funciona?

Ok, ya hemos visto unas pinceladas de la teoría. Pero, ahora, lo mollar: ¿funciona en la práctica?

Si uno relee mi artículo ‘Gestión Activa vs. Gestión Pasiva’ pensará: ¡Pero si al mercado no quién le gane! Bueno, los niños del Colegio Retamar sí; pero si hablamos de gestoras ¡casi todas fracasan en el intento!

Efectivamente, casi todos..

(Pincha AQUÍ para continuar leyendo la segunda parte)

 

*Si no quieres perderte futuros artículos, SUSCRÍBETE AQUÍ

 

Sobre el autor

pablojvazquez

pablojvazquez

Doctor en Economía, profesor del Departamento de Economía Financiera y Contabilidad de la Universidad de Alicante, y Director del Título de Experto en Bolsa y Mercados de esa misma universidad. Especialidad en el área de Análisis y Valoración de Empresas.

Artículos relacionados

Recibe las últimas novedades en tu correo electrónico
* = campo obligatorio

SÍGUEME EN TWITTER

CONTACTO

Puedes contactar conmigo aquí   ¡Gracias!